martes, 24 de abril de 2018

Tolerancia o la manera no oficial de suspender las clases


Cada año en nuestra Universidad se da un fenómeno inexplicable, que favorece a unos pocos y perjudica a la mayoría. Casi siempre este suceso es inesperado, avisado con 24 horas de antelación y donde muchos no llegan a enterarse. Este fenómeno es difícil de justificarlo, pero fácil de aplicar. Es la conocida “tolerancia”, aplicada en fechas previas a los feriados nacionales, a días de conmemoración nacional, o las relacionadas a fechas de creación de las carreras y facultades.

La tolerancia es un valor humano, dirigido al respeto a las opiniones y criterios de los demás, aun cuando no estemos de acuerdo con ellos. Durante siglos la tolerancia fue inexistente, los que se atrevían a negar las doctrinas religiosas terminaban muchas veces condenados a la hoguera. En la actualidad la tolerancia sigue siendo un tema de amplia discusión.

Pero la tolerancia a la que me refiero tiene otro origen y otra interpretación. Siempre viene estipulada en una resolución de un jefe de carrera, un decano o el propio Rector. Siempre en dicha resolución se puede leer: “otorgar tolerancia a las actividades..”, lo que se interpreta en que los profesores deben decidir suspender las clases o no.

Unas semanas atrás en nuestra Facultad de Humanidades se decidió mediante resolución del Decano otorgar tolerancia a los estudiantes interesados en participar de una actividad recreativa en homenaje al aniversario de la fundación de la Facultad. La mayoría de los profesores nos enteramos menos de 48 horas antes de dicha tolerancia.

Si a estas suspensiones le agregamos que el semestre se inició tardíamente, que tenemos tres días sin clases por elecciones, cinco feriados y sus respectivas tolerancias más otros días como el festejo por el día de la madre, del padre y el de los profesores, estamos en una situación que limitan considerablemente el período de clases.

Preocupado por el sentido y la utilidad de la “tolerancia” apliqué una encuesta a estudiantes de los últimos semestres de Ciencias de la Educación. Las preguntas se respondieron antes del día que se otorgó la tolerancia, a la que me referí anteriormente.

A la pregunta sobre el significado de tolerancia por parte de los estudiantes, las respuestas se aprecian en el siguiente gráfico.


La mayoría interpreta la tolerancia como la suspensión parcial de las clases.

La siguiente pregunta del cuestionario indagaba por la cantidad de profesores que deciden suspender las clases en los días de tolerancia.

Como se puede observar casi 8 de 10 estudiantes señalan que algunos suspenden sus clases.

Otro punto de discusión es quién debe tomar la decisión de suspender la clase, sí el profesor o las autoridades. En este caso las respuestas de los estudiantes estuvieron divididas. Los que están en contra que sea el docente quien tome la decisión de la suspensión superan en muy poco a los que opinan que es este el que debe tomar la decisión.

Un dato más interesante es qué hacen los estudiantes en los días de tolerancia. La gráfica establece con claridad que muy pocos deciden asistir a los actos y dedicarse a otras tareas escolares.

Se aprecia claramente que apenas 1 de cada 10 estudiantes decide participar en la actividad festiva por la que se genera la tolerancia. La mayoría aprovecha el tiempo para realizar tareas atrasadas o de otro tipo.

La tolerancia perjudica más al estudiante que al profesor. Los estudiantes a veces deben esperar varias horas por la llegada del profesor, debido al que el del primer período de clases decidió suspender la clase y no se enteraron a tiempo. En ocasiones cuando el docente llega es tal el grado de apatía de muchos estudiantes que convencen al profesor de no pasar clases y esta se suspende.

La tolerancia pone en una situación difícil al profesor, entre suspender la clase por la presión de los alumnos y los mensajes constantes en WhatsApp o no suspenderla. A esto se añade otro factor, la tolerancia a veces también es acatada por los administrativos por lo que es probable que las aulas se encuentren cerradas.

Sugerencias a las autoridades universitarias.

La universidad es un centro de estudio, de investigación y de cultura, en ella convivimos personas con diferentes edades, gustos, preferencias y culturas diferentes, pero todas bajo un común denominador: la ciencia que estudiamos.

Sobre este criterio propongo que en los días de tolerancia, en especial aquellos por el día de la facultad o de la carrera, se organicen actos académicos que rindan homenaje a dicha fecha y no actividades festivas que poco o nada tienen que ver con dicha efemérides.

Festejemos a la ciencia con ciencia.

domingo, 18 de marzo de 2018

El índice de efectividad parcial de la licenciatura en Ciencias de la Educación


En el segundo semestre del 2016 se hizo efectiva la nueva malla curricular aprobada para nuestra Carrera. En esta se sigue la línea de otras universidades de realizar los programas por competencias. Se introducen dos salidas intermedias a nivel de técnico superior: Estimulación Temprana y Gestión de Proyectos Socioeducativos.

Como elemento particular de este nuevo diseño los estudiantes egresarán con una de las tres menciones creadas: Psicopedagogía, Educación Social y Tecnología Educativa. Con esto los estudiantes tienen la posibilidad de especializarse en una de estas tres áreas.

Hasta este momento no se hizo un estudio detallado de lo que sucede en relación a las opiniones de los estudiantes que iniciaron este nuevo diseño, ni tampoco sobre el paso de estos por los tres primeros semestres. 

Con la necesidad de estudiar este comportamiento, la estudiante de noveno semestre Lisvenka Céspedes Añez se dio a la tarea de indagar entre todos los matriculados en los tres primeros semestres de la Carrera, qué percepción tienen de su carrera y además cuál es el índice de efectividad parcial de estos estudiantes.

Los resultados obtenidos son alarmantes y deben ser analizados a la mayor brevedad por profesores y directivos de la Carrera y Facultad.

Recolectando los datos.

Como parte de su trabajo final de grado en la asignatura Internado Rotatorio Pedagógico, la estudiante Lisvenka Céspedes tuvo la tarea de determinar el índice de efectividad parcial. Este índice se refiere a la cantidad de estudiantes que ingresan en un semestre y cuántos de estos llegan con todas las materias aprobadas (en el caso de este trabajo) al tercer semestre de la Carrera. 

Para ello empleó el método de estudiar la cantidad de materias matriculadas por cada uno de los estudiantes que iniciaron sus estudios universitarios con el nuevo diseño. Con este fin su universo fue de 68 estudiantes, que corresponden a la totalidad de los matriculados en el semestre 2/2016, que fue cuando se inició la nueva malla curricular. Es necesario aclarar que la cifra anterior es solamente para los nuevos ingresos, se excluyen los estudiantes que están en otros semestres y matriculan alguna materia de primero.

De la indagación se obtuvieron numerosos datos, algunos de los cuales se resumen en varias infografías. El primer dato que llama la atención es que del universo de la investigación solo  7 de cada 10 estudiantes matriculan las seis materias del primer semestre. Tomando en cuenta que son estudiantes que ingresan por vez primera en la universidad no debe esperarse esta actitud. Como se aprecia más adelante, del universo de la investigación que es de 68 etudiantes, solo 4 matriculan en el tercer semestre todas las seis materias.
Elaboración propia con datos de la investigación
Situación de los estudiantes del universo total en el segundo semestre.

Del total de 68 estudiantes, que es el universo total de la investigación, solo 6 estudiantes matriculan todas las materias del segundo semestre. Solamente 11 estudiantes de todo el universo logra aprobar todas las asignaturas del segundo semestre. Comparados con los aprobados en el primer semestre se encuentra una reducción del 50%. La infografía ilustra estos datos.
Elaboración propia con datos de la investigación

Otro dato aún más preocupante es la cantidad de estudiantes que cambian de carrera y/o la abandonan en el segundo semestre. La infografía muestra el detalle de estos datos.
Elaboración propia con datos de la investigación

Situación de los estudiantes del universo total en el tercer semestre.

Como se comentó en los párrafos anteriores la estudiante encargada de este estudio siguió los resultados de los 68 estudiantes que matricularon la Carrera en el semestre 2/2016, que corresponde al inicio de la nueva malla curricular. Este método es el único que permite detectar en detalle la situación de la Carrera en relación a la efectividad parcial.

En el tercer semestre la situación anterior se agudiza, de los 68 matriculados solo 4 toman todas las materias. En otras palabras es mínima la cantidad de estudiantes que logra mantener el ritmo de seis materias en cada semestre.

Elaboración propia con datos de la investigación

Estos datos significan que menos de un estudiante de cada diez de los que matricularon la nueva malla curricular lograron llegar al tercer semestre con todas las materias de primero y segundo vencidas y matricular las seis del tercero.

La infografía muestra la cantidad de estudiantes del universo total que matricularon algunas materias tanto en el segundo como en el tercer semestre.

Elaboración propia con datos de la investigación
Lo anterior indica que 6 de cada diez matriculados al primer semestre asisten a algunas materias en el segundo semestre, mientras que 4 de cada diez de esos mismos matriculados en el primer semestre, toma alguna materia del tercer semestre. De seguir esta tendencia en el cuarto semestre se matricularían 2 de cada diez estudiantes de los que iniciaron la nueva malla.

Las razones según los estudiantes.

Una vez analizados los resultados anteriores se vio la necesidad de entrevistar a la mayor cantidad posible de los estudiantes que no matricularon todas las asignaturas en el segundo y tercer semestre. Se logró contactar con la mitad de estos estudiantes y los resultados son los siguientes.

Más de la mitad de ellos señala como razón fundamental que trabaja, por lo que no puede disponer del tiempo suficiente para matricular todas las asignaturas. Un dato preocupante es que más de la mitad indica estar poco motivado para seguir estudiando la Carrera. Varios encuestados reconocieron que la mayoría de los profesores de estos semestres tiene una actitud favorable hacia la importancia de la Carrera. Sin embargo existe una pequeña cantidad de profesores que no los estimula a seguir en la Carrera, señalando que la misma no tiene futuro o que es una carrera para mujeres.

Sería necesario continuar con este estudio, así como realizar otros que indiquen lo qué está sucediendo al interior de la universidad en relación al tiempo que los estudiantes demoran en terminar sus carreras. Con anterioridad realizamos un estudio de este tipo donde se demostró que menos de un estudiante de cada diez que inicia sus estudios, los termina en los nueve semestres que contenía la malla curricular anterior. 

Se impone tanto un compromiso de profesores, estudiantes y directivos para elevar el índice de efectividad tan bajo que tiene nuestra carrera, pero no es solo de esta, sino de muchas otras carreras universitarias.

Nota. Lisvenka Céspedes es hoy Licenciada en Educación debido a su buen rendimiento académico en todos los semestres de la Carrera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...